miércoles, 25 de febrero de 2009

Reseña "Hombre de Familia"

Por Juan David Rodríguez Baquero


La película, protagonizada por Nicolas Cage, muestra en un principio a un hombre que tiene todo lo que podría desear: el dinero suficiente para comprar cualquier cosa, al mando de una gran compañía con prestigio que hace negocios de billones de dólares. Pero su vida no podría ser perfecta, aunque el pensara que lo fuera, porque estaba solo. Trabajaba en Navidad y sus relaciones con los demás jamás llegaban a ser de amor.

Un día despierta y encuentra que está viviendo una vida que no es suya: tiene esposa, dos hijos, una hipoteca y un trabajo que lo decepciona. Su primera impresión, aparte del terror, fue de disgusto. Pensó que esa vida (si no se hubiera ido a Londres cuando Kate se lo pidió) era lo peor, era demasiado poco para él. La rabia lo invadió.

Poco a poco se acostumbra a las responsabilidades que implica ser padre y esposo, pero también disfruta de las ventajas, la compañía de su esposa y el apoyo de todos los que lo conocen. Al fin se da cuenta que por fin es feliz y que para vivir contento no necesita de autos deportivos o trajes caros, le basta su familia. El valor de las personas definitivamente supera el costo de las cosas. ¿De qué le sirvió acumular tanta riqueza si no tenía con quien compartir sus logros? Afortunadamente reflexiona y comprende que Kate es la indicada, la que lo ama y con quien él puede formar una familia teniéndolo todo (y no me refiero a objetos).

Los valores que se reflejan en mí son la determinación de lograr metas y el respeto que Jack logra al final por los demás, valorándolos por lo que son en realidad. Finalmente, la responsabilidad que tuvo en ambas vidas para sostener su negocio y luego su familia.